Buscar
  • Mentpsi

La ansiedad y sus secretos. Parte II



En el post anterior pudimos entender la curva de la ansiedad con sus diferentes fases y vimos que la ansiedad no es patológica en si misma sino que es parte natural de la conducta humana. Hay procesos que se activan que resultan muy desagradables para las personas que los padecen pero una de las etapas más importantes en el proceso de la terapia es la psicoeducación, por ello hoy vamos a explicar el porqué ocurren esos síntomas. El conocer las causas nos ayuda a comprender mejor el problema y eso es un gran paso hacia el éxito del tratamiento.


Cómo dije en el último post, la ansiedad forma parte de la naturaleza humana y es parte fundamental en nuestra supervivencia pues nos avisa de las amenazas y peligros que nos rodean, de este modo nos prepara para la lucha o la huida ante el riesgo en el que nos encontramos.


En este punto comienzan a activarse una serie de cambios en nuestro organismo para ayudarnos a enfrentarnos a la amenaza o salir corriendo de ella y que os paso a describir:

- Aceleración de nuestra respiración: esto aumenta nuestro aporte de oxígeno.

- Palpitaciones: el corazón bombea con más rapidez la sangre cargada con ese oxígeno extra que hemos adquirido con la hiperventilación para asegurarse que llega a nuestras extremidades.

- Tensión muscular: nuestros músculos están más tensos pues se preparan para la situación de peligro en caso que tengan que enfrentarse a ella o huir.


Como hemos visto esas señales fisiológicas que resultan tan incómodas tienen su explicación pues cumplen su función de protegernos como individuos, pero cuando todo ello aparece ante situaciones que realmente no son peligrosas para nosotros es cuando la ansiedad se convierte en patológica.


En próximos posts veremos las características de la ansiedad patológica y así poder reconocer cuando debemos pedir ayuda a un profesional.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo